7 cualidades que todo buen guía turístico debe tener

7 cualidades que todo buen guía turístico debe tener

Por Jaume Fàbrega en jul 18, 2018 | 4 minuto leído

Ser guía turístico es uno de los trabajos más gratificantes del mundo. Uno se gana la vida haciendo lo que otros realizan en vacaciones: conoces a gente encantadora de todo el mundo y te maravillas de los mejores sitios de este mundo de forma diaria. Pero, por bonito que suene no significa que sea fácil...

Traducción del artículo original de Colm Hanratty

Ser guía de turístico es todo un reto y no todo el mundo puede hacerlo. Aquí tienes las 7 características que te mostrarán cómo ser mejor guía de turismo.


1. Debes de ser carismático

Si bien hay un solo guía en el tour, son muchas las personas que asisten, entre 2 y 5, hasta 20 y ¡más! Cada una de estas personas está en el tour para aprender más sobre el tema de la visita y, más importante aún, ¡entretenerse! Y todo depende del guía del tour. Como resultado, un guía necesita carisma, mucho carisma. 

El carisma es algo natural... pero también se puede conseguir con la práctica. Cada día que tengas una salida, busca oportunidades para encantar a tu audiencia. Además, puedes pensar diferentes opciones antes de empezar la visita y experimentar con ellas durante el tour para así determinar las distintas tácticas con las que puedes deleitar a tu audiencia.

 

2. Debes de ser un experto en la materia

Puedes ser el guía turístico más carismático del mundo, pero si no conoces bien de lo que hablas entonces perderás a tu público. El trabajo de un guía es, entre otras cosas, conocer a la perfección de lo que está hablando. Esto significa hechos, fechas y cualquier otra cosa que podría surgir durante una salida.

Asegúrate que has averiguado todo lo que necesitas y, siempre que respondas a una pregunta durante un tour, tómate un tiempo para reflexionar si puedes brindar una mejor respuesta la próxima vez. 

 

TrekkSoft_turistas_montaña.jpg

 

3. Necesitas ser un buen comunicador

Si eres carismático y experto en tu materia a partes iguales, pero no interactúas con tu grupo, tendrán la sensación que están atrás de su profesor de historia. Además, les dará la sensación de una lección y no de real comunicación.

Las vacaciones no son para sentarse y escuchar a otra gente - son para hablar y conocer nuevas personas. Estos podrían ser compañeros de viaje o los guías que coordinan sus actividades. Asegúrate que conectas con la gente que estás guiando y dales una persona más de la que acordarse cuando piensen en el viaje que realizaron.

 

4. Necesitas ser un buen narrador de cuentos

A la gente le gusta saber los hechos históricos de una ciudad o las características de un glaciar, pero lo que también les gusta y mucho es escuchar historias. Dado que trabajas en la industria turística, seguro que has tenido una o más oportunidades de hablar sobre un destino, cierto artefacto o cualquier otra cosa. ¿Has sabido contar de manera entretenida lo que querías?

Narrar historias no es una proeza al alcance de pocos, se reduce elegir el momento, su duración, remates (si tiene) y otras cosas. Debes de saber exactamente cuándo vas a contar una historia, decidir su largo y practicar una y otra vez hasta que tengas la mano rota en ello.

 

5. Debes de tener habilidades organizativas

Los tiempos son clave cuando eres un guía turístico. Necesitas estar en sitios específicos en horas específicas, luego en esos espacios solo puedes destinarles cierta cantidad de tiempo e invertir más o menos tiempo del planeado puede suponer echar a perder la actividad.

Échale un vistazo a tu itinerario y asegúrate que sabes dónde debes estar y a que hora. Luego, cada vez que estés en esos sitios, revisa el tiempo que les dedicas y decide si es suficiente o si necesitas más o menos tiempo.

Adicionalmente, puede que tengas que gestionar un puñado de entradas para cierto parque natural o encargarte de los boletos de autobús de tu grupo. Debes asegurarte que tienes el tema gestionado y las entradas localizadas. La organización, cuando eres guía de turismo, es clave.

 

turistas_tranvia.jpg

 

6. Tener buen sentido del humor siempre ayuda

No necesitas ser un comediante o monologuista para ser guía turístico, pero ser capaz animar a tu grupo con algún chiste por aquí y otro por allá, definitivamente, ayuda. Si bien es verdad que hacer bromas sobre algún miembro de tu grupo puede ser arriesgado, reírse de uno mismo es una manera fácil de dibujar sonrisas en los rostros de tu audiencia.

Otros métodos pueden incluir pequeñas dosis de humor en las historias que cuentes, contar anécdotas graciosas o curiosas y aprovechar cualquier situación graciosa que se presente.

 

7. Debes de ser empático

Cuando tratas con varias personas en tantas situaciones diferentes, en algún momento u otro te encontrarás en situaciones complicadas con integrantes de tu grupo. Para estos escenarios la empatía es clave.

Puede que estés tratando con alguien que justo ha recibido malas noticias de su familia, que tiene un miedo embarazoso o que sufre cierto tipo de discapacidad. Simplemente ten en mente que con un poco de empatía, podrás entender mucho mejor a las personas y solucionar los problemas que se te presenten.

 

¿Crees que nos hemos olvidado alguna otra cualidad esencial? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

Aumenta tus tasas de conversión de reservas con esta guía:

informe_distribucion_tours_actividades

 

 
Jaume Fàbrega

Escrito por Jaume Fàbrega

Jaume Fàbrega es un apasionado de Internet, donde le gusta pasar tiempo aprendiendo nuevos temas. Con dos años de experiencia previa en el sector entró en TrekkSoft el febrero de 2016, donde es Regional Marketing Manager. Le dicen que lleva gafas de Harry Potter, ¿tú qué crees?

Articulos relacionados

La solución definitiva para ti

Si eres una empresa de tours y actividades o un consejo de turismo (DMO), tenemos el plan perfecto para tu negocio. Aprende más sobre él con una llamada de demostración con un miembro de nuestro equipo.

Solicita una Demostración